martes, febrero 26

Zapatero 6 Rajoy 5,8

El combate ha sido interesante, pero los dos llegan poco entrenados. En el 2004 el hoy aspirante Rajoy se consideraba ganador y negó cualquier posibilidad de debate.
Las reglas de este combate son distintas a las del debate Parlamentario en el que el Gobierno siempre tiene ventaja en las réplicas.
El sorteo benefició a Rajoy que en esta ocasión tenía la opción de abrir todos los turnos y por tanto marcar inicialmente los temas a debatir, esto provocó la falsa impresión al espectador de que Rajoy llevaba la iniciativa y por tanto golpeaba primero y obligaba a Zapatero a defenderse y a colocar al principio un tanto desordenadamente sus fichas memorizadas.
En cuanto a la imagen está claro que es más "telegénico" Zapatero, pero también es cierto que el ciudadano de la calle se puede sentir más identificado con alguien más "feo" y desaliñado, más próximo a la imagen de la mayoría de los votantes.
El "cronometrador" que no moderador Campo Vidal parecía el representante de una funeraria y encantado de conocerse.
Rajoy tenía algunos problemas con la chaqueta azul de su traje al intentar seguir los consejos de sus asesores de imagen abrochando solo el primer botón de la chaqueta la corbata roja sobresalía entre el primer y segundo botón produciendo un efecto extraño de lengua que asomaba la cabeza , así que optó por desabrocharla.
Zapatero llegó un par de minutos tarde, también de manual, como las novias que siempre llegan tarde aunque todo el mundo sabe que llegará. Impecablemente vestido, eso sí con corbata azul quizás como guiño a la búsqueda de ese supuesto votante de centro.