miércoles, abril 7

Sin palabras


martes, abril 6

El retorno y la crisis de valores

Era necesario un tiempo de reflexión en esto de la red. No son buenos tiempos para la política en general ni para la izquierda en particular.

El desempleo galopa golpeando mes a mes a los más débiles mientras otra parte de la sociedad vivimos como si la crisis no fuera con nosotros.

Las medidas que se proponen encierran el germen de otra crisis más larga:

Frenazo en seco al consumo igual a más paro.

Parón en la oferta de empleo público igual a más paro.

Ajustes presupuestarios de caballo igual a más paro.

La banca cierra el grifo del crédito igual a más paro.

Los bancos desalojan de sus viviendas a los incautos de las hipotecas Tutankamon y a sus avalistas pero se niegan a soltar el ladrillo acumulado al precio real de mercado alargando la crisis de la construcción, conclusión, más paro.

Los empresarios con la boca pidén ajustes en el gasto público y flexibilidad laboral y con la mano piden ayudas públicas para el sector del automóvil, el turístico, la construcción, moratoria para sus deudas...

Lo político enfangado en la corrupción de unos cuantos que utilizan su paso por la política para forrarse pero curiosamente sin que tenga prácticamente coste político para sus partidos.

Una parte de los ciudadanos se siente cada vez más lejos de la política y otro sector lo justifica entendiendo que si ellos pudieran harían lo mismo que Matas, Bárcenas y otros tantos.

En la izquierda se fia todo a hiperliderazgos y desaparece el papel de los partidos como asociación de ciudadanos con unas ideas en común, con ambición de transformar esta sociedad en una democracia participativa, más justa, más solidaria...

Si la izquierda no se reconstruye pasará muchos años de travesía en el desierto.

Mientras Rajoy se hace el sueco con la corrupción, José Luis subvenciona los coches eléctricos y los jóvenes confunden la foto de Franco con la de Pinochet...