sábado, septiembre 15

VIRGEN DEL CAMINO

Celia, mi compañera, está extrañada por el tiempo que dedico a visitar y participar en el blog de antiguos alumnos de la Virgen del Camino.


-¿Como un rojo como tú, se pasa horas leyendo y participando en ese blog?


La respuesta es sencilla:


Está lleno de niños, niños que muchos ya no cumplen los cincuenta, que peinan canas, que tienen hijos y hasta nietos.


Niños en el otoño de sus carreras profesionales: maestros, filósofos, albañiles, técnicos, profesores de química,de latín, de matemáticas, de óptica,.. abogados, escritores, músicos, frailes, directores de orquesta, políticos de todos los colores, periodistas, comerciales, aparejadores, arquitectos, actores, cantantes, locutores de radio, agricultores, poetas.... y un párroco excepcional como Fray en un pueblo perdido de Galicia, pero sobre todo; son seres humanos en toda la extensión de la palabra, capaces de comunicarse diréctamente, sin recato, con la frescura de los quince años y escriben cada uno a su manera como ángeles.


Es un blog selva en el que es difícil navegar, pero en cualquier rincón te encuentras un pensamiento, una anécdota, un relato, un poema, una foto,una partitura, capaz de traspasar tus sentimientos y despertar los recuerdos de una etapa de tu infancia, desde los once a los dieciseis años.


Todos compartimos una experiencia vital clave en nuestra formación que marcó nuestras vidas en el Colegio de la Virgen del Camino, en León, los días 12 y 13 de Octubre celebraremos el 50 aniversario de su fundación.


El blog ha permitido el reencuentro, cuarenta años después,de maestros y alumnos y podemos no solo recordar con nostalgia aquellos años,sinó comunicarnos diréctamente de corazón a corazón de igual a igual de profesor a alumno de hermano a hermano, de compañero a compañero y, en estos tiempos de crispación,desde la tolerancia y la aceptación del otro como es.


Es el punto de encuentro de niños de León, de Zamora, de Asturias, de Navarra,de Galicia, de Euskadi,de Palencia, de Burgos... que en los años 60 y 70 fueron seleccionados en los pueblos y en las ciudades para ser Dominicos tras pasar un exámen psicotécnico, se supone que eran de los mejores, sus padres en muchos casos lo vieron como una oportunidad para que sus niños estudiaran, más allá de cualquier consideración religiosa.


Estos niños fueron separados de sus padres e internados en un Colegio distinto a lo habitual en esos años con unos Frailes jóvenes que intentaron educarlos a su manera, con disciplina pero también con una visión abierta a lo nuevo.


La música y el deporte eran claves en nuestra formación, pero la convivencia y la supervivencia alejados durante meses de nuestras familias nos enseñaron dos asignaturas fundamentales: compañerismo y solidaridad.





lunes, mayo 14

campaña

Rostros colgados de las farolas, todos sonrientes, todos prometiendo más que el de la farola de enfrente.
En una acera Ángel Pérez, en la otra Sebastian, más allá Esperanza Aguirre, en el culo del autobús Gallardón, en la marquesina Simancas...
¡Ojalá las campañas duraran veinticuatro horas!
Siempre he dicho que las campañas electorales solo sirven para perder votos, el trabajo de un partido en el gobierno o en la oposición se hace durante la legislatura.
Durante la campaña lo normal es hacer tonterías: El que gobierna promete aquello que ya debería haber realizado y el que está en la oposición promete aquello que en muchos casos sabe que no podrá cumplir..
La lengua en campaña se desata y arremete contra todo lo que no es mi partido en un lenguaje que considera al votante como menor de edad:
El otro es malo, caca , culo, pedo, pis.
Nosotros somos güais, más metros, más hospitales, el cambio...
¡ Criaturas.. !

lunes, febrero 5

El regreso

Los silencios no son inocentes.Por ello prometo resucitar este rincón. Sin ánimo de crear polémica, pero si de colaborar a que nuestras neuronas funcionen fuera de lo fácil que es dejarse llevar por nuestras filias y fobias, por tirios o troyanos.
Los tiempos preelectorales no son los mejores para la razón, pero tampoco la excusa para obviar los errores de los compañeros de viaje en la izquierda.
Competir por contar quien lleva más manifestantes y banderas detrás de su pancarta no es el mejor camino para recuperar la unidad frente al terrorismo de ETA.
Al final le hemos dado la llave de las elecciones a los terroristas, sinó al tiempo.

miércoles, enero 3

SALIR DEL CONFESIONARIO

La verdad es que me he quedado traspuesto con la decisión de la iglesia de no aceptar homosexuales en su seno, hasta ahora yo pensaba que los curas y frailes hacían voto de castidad, es más he sido seminarista, y como buen rojo me eduqué con los Dominicos quienes despertaron mis inquietudes sociales y les estoy muy agradecido.
Entendería que prohibieran la incorporación a aquellos que tengan tendencias a la corrupción, el alzamiento de bienes, el apoyo a regímenes dictatoriales, etc
No me hubiera sorprendido tanto si hubiesen prohibido la entrada a cualquiera que tenga pensamientos o tendencias libidinosas, por aquello del voto de castidad, pero no deja de sorprenderme esta fijación con la homosexualidad.
El Vaticano intenta cerrar las puertas a aquellos que " practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales arraigadas o apoyan la cultura gay" pero si las tendencias las descubre despues de ser ordenado podrán seguir ejerciendo su labor si bien deberán "intentar vivir en castidad"
Me parece un ejercicio de cinismo supino, es decir no aceptarán homosexuales,excepto los que ya están en la iglesia, aunque no parece preocuparles mucho si las tendencias sexuales se dirigen haca el otro sexo, ni parece preocuparles la pederastia.
Lo que más me sorprende es conocer el método que va a aplicar la iglesia para detectar a los candidatos a la expulsión de los seminarios.
¿Romperán el sagrado secreto de la confesión? ¿Pedirá la iglesia una declaración jurada sobre las tendencias sexuales de los aspirantes?
¿Los directores espirituales tendrán un cuestionario con fotos procaces de todo tipo de tendencias sexuales para detectar a los incautos que reconozcan sus preferencias?
En mis tiempos la continuidad o no del aspirante a Dominico se decidía en una votación secreta del claustro con alubias blancas y negras. ¿ se incorporarán alubias rosas?

La iglesia es el partido político perfecto, ha conseguido sobrevivir 2000 años gracias a que reune todos los elementos para ser un poder fáctico eterno:
Liderazgo incuestionable, el Papa es infalible y además una vez elegido mantiene su liderazgo hasta su muerte , con lo cual la iglesia se evita guerras internas de sucesión que solo se producen una vez cada muchos años.
La elección de su jerarquía en todos los niveles está muy regulada y no se plantean ni por asomo la democracia interna, lo que evita conflictos.
El "discurso político" no hace falta debatirlo mucho, pues está regulado y cada Domingo en todo el mundo se leen los mismos párrafos del evangelio.
La red de información llega hasta el último pueblo a pesar de la escasez de vocaciones en el mundo occidental en estos tiempos.
El premio por la fidelidad a la iglesia llega en "la otra vida" y en todo caso el pecado más terrible puede limpiarse con una confesión a tiempo.
Los dogmas solo se pueden constatar despues de muerto, con lo cual su comprobación es bastante difícil.
Se predica la "resignación cristiana" con el fin de no incentivar los conflictos sociales ante las flagrantes injusticias.
Se prohibe el uso del preservativo a pesar de la terrible mortalidad del SIDA en el tercer mundo.
Se condena al ostracismo o se expulsa de la iglesia a aquellos que se comprometen con los más desfavorecidos, dando su vida por ellos.
Mientras tanto Benedicto XVI continua la labor de su antecesor Wojtyla que reunió a treinta teólogos de prestigio para " estudiar la suerte de los muertos sin bautismo" y parece que en sus conclusiones van a decidir abandonar para siempre el concepto de "limbo"
Si les puede ayudar mi humilde opinión es que no es deseable su desaparición, no busquen más, es la iglesia en su conjunto la que está en el "limbo" con gran desesperación de los creyentes de buena fe.